El caso del atún: por qué consumir peces de piscifactorías puede poner en jaque tu salud

La Asociación Americana del Corazón recomienda consumir dos porciones de pescado a la semana. No es demasiado, pero ese pescado, si proviene de piscifactorías, podría tener un elevado contenido de mercurio, bisfenol A y otros muchos productos químicos.

Incluso cuando compras pescado salvaje, corres el riesgo de que esté contaminado con sustancias muy peligrosas.

Estos contaminantes pueden ser:

  • Policlorobifenilos (PCB’s)
  • Clordano
  • Dioxinas
  • Dicloro difenil tricloroetano (DDT)
El caso del atún: por qué consumir peces de piscifactorías puede poner en jaque tu salud
rherecoach / Shutterstock

Estos productos químicos se acumulan en la cadena alimenticia hasta que los consumimos, penetrando en nuestro cerebro y riñones. La sobreexposición a estas sustancias puede provocarnos:

  • Temblores
  • Dificultad para caminar
  • Problemas de la vista
  • Problemas de memoria
  • Complicaciones durante el embarazo
  • Reducción de las habilidades lingüísticas
El caso del atún: por qué consumir peces de piscifactorías puede poner en jaque tu salud
yod370 / Shutterstock

Contaminación de los peces de piscifactorías

Los peces de granja suelen tener tanto mercurio como los peces silvestres, pero además tienen muchos otros problemas. Al estar encerrados en tanques sobrepoblados, las enfermedades se propagan muy rápidamente entre ellos, por lo tanto deben ser tratados con antibióticos.

Estos antibióticos se acumulan en el animal durante meses, hasta que nosotros los cosumimos.

Además, estos tanques necesitan una gran cantidad de productos químicos para mantener el agua en buenas condiciones. Por lo tanto, en ellos podemos encontrar:

  • Algicidas
  • Desinfectantes
  • Herbicidas
  • Plaguicidas
  • Probióticos
El caso del atún: por qué consumir peces de piscifactorías puede poner en jaque tu salud
Pongstorn Karnunghead / Shutterstock

El caso del atún

El atún contiene mucho mercurio, ya que los peces más grandes y viejos acumulan más mercurio a lo largo de su vida. Al comernos una simple lata de atún, estamos ingiriendo parte de ese mercurio. Por lo tanto, si lo consumimos atún en grandes cantidades, podemos llegar a intoxicarnos.

Además, el bisfenol-A (BPA) que contienen estas latas y el alto nivel de sodio de este pescado, también puede causarnos grandes inconvenientes.

Por otra parte, el atún contiene el 56% de la cantidad de proteína diaria recomendada y está cargado de Omega-3. Por lo tanto, es indispensable que forme parte de tu dieta.

El caso del atún: por qué consumir peces de piscifactorías puede poner en jaque tu salud
Amarita / Shutterstock

Algunas reglas para consumir atún sin infectarte

  • No consumas el atún que viene en latas, de esta manera evitarás contaminarte con los BPA.
  • El atún claro tiene menos mercurio que el atún blanco.
  • El bonito también contiene menos mercurio que el atún blanco.
  • No tomes más de 170 gramos de atún a la semana.

Cada vez que vayas a la pescadería, pregúntale al pescadero cómo fue criado el pescado que quieres comprar. Trata de evitar los peces de piscifactoría y opta siempre los que han sido criados en libertad.

El caso del atún: por qué consumir peces de piscifactorías puede poner en jaque tu salud
Tema_Kud / Shutterstock

¿Tenías idea de lo peligroso que podía llegar a consumir pescado? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!

¡Comparte

 

 

Fuente:  https://rolloid.net/el-caso-del-atun-por-que-consumir-peces-de-piscifactorias-puede-poner-en-jaque-tu-salud/

Facebook Comments
Loading...

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *