La historia de samuel quien nació con ”spina bífida” y su madre tiró su cuerpo a la basura… 16 años después el la busca y esto es lo que sucede…

Una historias desgarradoras, me gustaría compartirla con ustedes.

Julie y Alex Armas eran una pareja de esposos jóvenes. Julie se dedicaba a la enfermería y su esposo era ingeniero aeronáutico. La enfermera Julie convivía con bebés, ayudó a nacer a cientos de niños, pero nunca tuvo el deseo de convertirse en madre, por eso tomaba las precauciones adecuadas.

Con el tiempo Julie ya no era la misma, comenzó a sentirse decaída en las mañanas, a medio turno prefería dormir antes que comer, sin contar los kilos que aumentó en pocos meses. ¿Sería posible? Una enfermera con conocimiento de los métodos, ¿estaría embarazada?. La joven no pudo más y de forma inmediata se realizó un estudio de sangre. Mientras ella se hallaba en consulta, su esposo caminaba desesperado de un lado a otro en la pequeña sala, sus manos sudaban y ansiaba conocer el resultado. Fueron los 20 minutos más largo de su vida. Su esposa salió del consultorio con la cara pálida y un sobre en las manos que daba positivo. ¿Qué harían?, ¿Un bebé? La situación estaba fuera de sus planes, no lo esperaban.

La pareja llegó a un acuerdo, ya que su ética profesional no les permitiría tomar la opción de aborto. Se llevaría el embarazo de forma normal y luego que nazca se tomaría la mejor decisión.

Al pasar el tiempo se creía que todo estaba bien, pero a los 3 meses y dos semanas, Julie empezó con fuertes calambres, estaba muy asustada. Necesitaba ir al medico pero no quería.

Los médicos realizaron los estudios y el resultado fue aterrador ¨ spina bífida¨su cerebro presentaba deformidad al igual que su espina, lo cual afectaría su capacidad motora. Los médicos le recomendaron abortar o aceptar un hijo con discapacidad y pocas posibilidades de sobrevivir.

Los médicos amigos de Julie dieron con uno de los mejores médico hasta dar con Joseph Bruner, la única opción era intervenir al pequeño antes de que la espina dorsal dañara al cerebro.

Los padres aceptaron la propuesta y realizaron la cirugía a las 21 semanas.Todo fue un éxito y el niño de manera temprana arribo al mundo. Cuando las enfermeras intentaron darle el pequeño asu madre ella lo rechaza; y su padre se apareció en el hospital a los tres días solo para recoger a su esposa.

El pequeño se quedó en el hospital por varios meses hasta recuperarse. Una tarde llaman a la casa informando que el niño estaba dado de alta. La pareja discutía que no querían el bebé en casa hasta que un martes lluvioso Julie cargo a su hijo por primera vez, subió al coche pero no tomó el rumbo de siempre. Iba para una carretera inmensa del lado oeste, y ahí se detuvo a medio camino y dejo a su pequeño, continuó su vida sin ningún remordimiento, su esposo nunca preguntó.

Samuel, es como se llama el niño, fue recogido por una pareja de señores adultos, quienes lo trataron con mucho amor y no les importo las dificultades en sus piernas. Ahora tiene 16 años, utiliza un aparato en la parte inferior, pero puede practicar sus deporte favoritos: nadar y el baloncesto.

Una tarde Samuel se dirigía a sus terapias, pero la enfermera no era la misma, la habían cambiado de zona.Julie Armas era su nombre. Lucía cansada y golpeada por la vida, su esposo la había dejado y ahora el tiene tres hijos. Entonces ella se quedó sola, sufriendo con la enfermedad de diabetes y todos los días le hacen transfusiones. Vive arrepentida por abandonar a su hijo, poco tiempo después se enteró que Samuel fue adoptado por esa pareja , pero jamás se acercó.

Al entrar a la sala, Samuel mira a Julie, esa señora que le dio la vida. Ella lo reconoce de inmediato, intenta decirle lo arrepentida que está, pero este la interrumpe diciéndole: Gracias señora, yo no tengo nada que perdonarle, mis padres solo me han enseñado a ser agradecido y usted es la persona que me ha dado lo mejor en la vida, que son ellos.

Julie intenta abrazarlo, pero Samuel no lo permite. Pues aquella dulce anciana, su madre lo espera en la puerta.

Sus padres están muy orgullosos del pequeño Samuel y sus ganas de vivir. Esta historia nos enseña que no debemos cortar una vida, solo porque va a ser diferente; busquemos la manera de ayudarlo y aferrarnos a nuestra fe como lo hizo Samuel con los padres que le salvaron la vida.

 

Fuente:  http://curiosocial.net/wrc/la-historia-de-samuel-quien-nacio-con-spina-bifida-y-su-madre-tiro-su-cuerpo-a-la-basura/

Facebook Comments
Loading...

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *