“La hora sagrada” después de DAR A LUZ muchos la recomiendan, pocos la cumplen!!

Después del parto hay momentos que resultan ser muy especiales tanto para la madre como para el recién nacido, aunque para algunos médicos es muy importante la pulcritud de la sala de partos después de haber sido utilizada.

Actualmente algunos doctores han decidido postergar por una hora todo tipo de chequeos y los procesos de limpieza en la sala, claro, siempre y cuando no hayan surgido complicaciones durante el parto, y es precisamente esta hora la que adornará la llegada del bebé.

Los primeros minutos de vida del bebé, son el período con mayor sensibilización con su madre; el tener contacto estrecho entre ambos, puede tener efectos positivos como mayor seguridad y tolerancia a la angustia de la separación. La doctora Constanza Soto Conti, médica de planta del Hospital Materno Infantil Ramón Sardá, hace algunas de estas afirmaciones del contacto físico; el roce de la piel del bebé con la piel de su madre, trae consigo beneficios, como la estabilización de la respiración, la oxigenación del bebé, disminuir el llanto y mantener la temperatura; para la madre baja los niveles hormonales y el estrés, la fluidez de la lactancia es más rápido. El lazo afectivo que se crea entre la madre y su hijo se hace muy fuerte cuando se tiene este tiempo juntos, es por eso que se le ha denominado la hora sagrada, aunque algunos beneficios se ven reflejados en los primeros momentos, con el paso del tiempo hay otros que se irán reflejando conforme el niño va creciendo.

Los primeros instantes juntos son de inmensa felicidad para la madre, estos son percibidos por él bebé creando un lazo de seguridad y autoestima que será manifiesto durante el resto de su vida.

Estando de acuerdo con este planteamiento, el doctor Miguel Larguía nos dice que, durante los nueve meses que el feto está dentro de la madre, no tiene ninguna necesidad fisiológica, como comer, beber, tener calor o frio. El paso del vientre de su madre al mundo debería de ser poco a poco, y el hecho de realizar la hora sagrada manteniendo juntos sus cuerpos, pero ahora en el exterior, y teniendo este contacto físico, hace que se logren muchos beneficios tanto para él bebé como para la madre.

Este proceso también se puede emplear en los partos de cesáreas y se espera que muy pronto en bebés prematuros, siempre y cuando no corran el riesgo de hipotermia por la regulación de la temperatura corporal.
Cuando del bebé acaba de nacer, por lo general se le corta el cordón umbilical, aun cuando este está palpitando, sin embargo, se dice que este momento también debería de aplazarse pues aún se está bombeando sangre al cuerpo del bebé, puesto que la mayor parte de la sangre del feto está en la placenta y aunque sus órganos pueden realizar la función, si se espera a cortar el cordón del bebé hasta que deje de latir por sí mismo, es probable que él bebé pueda recuperarse mucho más pronto e incorporarse a su nueva vida.

Todos estos momentos resultan ser muy satisfactorios y es por eso que debería de respetarse la hora sagrada del primer encuentro de una madre con su hijo.

 

Fuente:  http://www.porquenosemeocurrio.com/2016/10/la-hora-sagrada-despues-de-dar-luz.html

Facebook Comments
Loading...

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *