Una familia numerosa adopta a gemelos, uno de ellos sin cerebro!!!

Cuando Allison y Josh Lewis se conocieron en la Universidad, lo supieron de inmediato: estaban destinados a estar juntos. Era cuestión de tiempo que la pareja se casara y empezara a pensar en un futuro juntos. Tras graduarse, se mudaron a Birmingham, Alabama.

Cuando comenzaron a hablar de tener familia, pensaron en quizás dos o tres hijos. Todo sucedió algo más rápido de lo que esperaban: Abby, Jack e Isabel nacieron uno después de otro. Pero la familia no se detuvo ahí: decidieron adoptar a la pequeña Micah y después Allison volvió a quedarse embarazada de su hija Julia. La sonriente familia Lewis pensó que ya estaban al completo.

Pero resultó que el destino aún les tenía preparada una sorpresa. Allison recibió la llamada de una amiga que trabaja en una agencia de adopción. Esta le contó que había un bebé cuya madre biológica había dado en adopción. “¿Quizás Allison tenía espacio en su corazón para uno más?”- le preguntó su amiga.

Aunque no entraba en sus “planes”, Josh y Allison decidieron inmediatamente adoptar al bebé. Cuando recibieron la llamada de que la madre biológica estaba de parto, Allison subió a sus 5 hijos a su coche y se dirigió de inmediato hacia el hospital. Cuando iban de camino, recibieron una sorpresa: dos bebés venían de camino, un niño y una niña. La pareja no lo dudó ni un instante: los dos se vendrían a casa con ellos.

Pero ahí no acabaron las sorpresas: los médicos observaron que mientras el pequeño estaba totalmente sano, la niña estaba muy enferma y era probable que muriera ese mismo día.

Cuando llegaron al hospital, los médicos informaron a Josh y Allison de que la niña solo tenía bulbo raquídeo y le faltaba el resto del cerebro. Nadie sabía cuánto tiempo sobreviviría. Los médicos les aconsejaron que no adoptaran a la pequeña, pero ellos se negaron en rotundo: “¡Es nuestra hija!”- exclamaron.

A los 2 nuevos miembros de la familia los llamaron Sam y Ava. Las 2 siguientes semanas fueron difíciles; llenas de lágrimas y también esperanza por que Ava pudiera ir pronto a casa con su nueva familia. Josh y Allison también tuvieron la oportunidad de pasar mucho tiempo con la madre biológica de los gemelos, que había pasado por un parto muy complicado.

Y finalmente recibieron la noticia que esperaban con ansia: Ava podía irse a casa con ellos.

La familia pudo recuperarse una vez llegados a casa. Allison y Josh fueron sinceros con sus hijos: no estaban seguros de cuánto tiempo podría pasar Ava con ellos. Pero, mientras tanto, querían llenarse de tantos recuerdos como fuera posible y darle a Sam muchas ocasiones para estar con su hermanita gemela.

Los gemelos están unidos por un vínculo especial y desde un principio estuvo claro que ambos se sentían mejor cuando el otro estaba cerca.

Y los hermanos y hermanas mayores estaban igual de felices de poder conocer a sus nuevos hermanitos.

Fuente:  http://www.nolocreo.com/familia-lewis/

Facebook Comments
Loading...

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *